Análisis: Endling – Extinction is Forever para Nintendo Switch, la historia de un zorro y sus cachorros

Endling – Extinction is Forever es el primer lanzamiento de Herobeat Studios, un estudio español de Barcelona, fundado hace ya unos años. Con este primer lanzamiento, han querido transmitir un mensaje muy importante con un pequeño juego e historia, y al menos para nosotros, nos ha parecido una forma muy bonita de hacerlo.

Nos han mostrado como nosotros, los humanos, arrasamos y contaminamos el hábitat de muchos animales (y en ocasiones incluso el de otros humanos), afectando directamente a sus vidas y tristemente complicando su futuro. Y esto lo han logrado transmitir sin diálogos ni una gran historia, simplemente somos un animal más del bosque, intentando sobrevivir y adaptarse a los cambios de su hábitat, pero mientras lo hacemos, nos vamos dando cuenta de lo que está sucediendo y quien lo está provocando principalmente.

Endling – Extinction is Forever cuenta con una edición para PC (Steam) y otra para Nintendo Switch, en nuestro caso y como ya puedes imaginar hemos optado por por probar la segunda opción (la de Nintendo Switch) y podemos asegurar que el juego se encuentra perfectamente adaptado a la consola. En ningún momento notarás caídas de rendimiento ni problemas gráficos, visualmente su edición de PC y portátil son bastante similares. Otro detalle importante es que puedes jugarlo tanto en el modo televisión como en portátil sin problema, los textos se leen correctamente en ambos modos y no se vuelve nada complicado jugar.

El único inconveniente que hemos podido notar en esta versión portátil es el tiempo de carga, en algunas situaciones puede volverse un tanto largo, sobre todo cuando comienza a cargar un nuevo día. Esto no llega a ser un inconveniente real o algo insoportable, para nada, pero en ocasiones cuando perdemos varias veces la partida puede llegar a volverse pesado repetir las mismas animaciones y pantallas de carga para volver a intentar un recorrido. Todo esto probablemente sea debido a algún tipo de limitación de la consola.

Como pequeña sugerencia final en relación a lo técnico, creo que de la misma forma que podemos encontrar rastros de comida y otros rastros que nos conducen a lugares importantes de la trama, siento que se ha necesitado una especie de marcador en el mapa y que este se pueda seguir mediante otro tipo de olor nuevo, de forma visual. Al final nos hemos pasado muchas veces pulsando el botón – para visualizar el mapa y encontrar la mejor ruta, pero esto podría ahorrarse con un simple marcador de ubicaciones.

Sobre el estilo artístico elegido, se ve espectacular, en invierno no es tan llamativo y todo da la sensación de ser más oscuro y frío, pero una vez finalizada esta estación podemos ver como el juego gana mucho color y variedad de paisajes. Los modelados y texturas son simples pero como ya hemos dicho cumplen muy bien su función e incluso son bastante expresivos, tanto los animales como los humanos, y estamos seguros de que gracias a este apartado artístico, por mucho que pasen los años, seguirá siendo un juego visualmente precioso.

Aunque si es cierto que probablemente disfrutarás más de este juego en modo portátil con una Switch modelo OLED, ya que cuenta con una selección de colores muy llamativos y sonidos o canciones que se van adaptando según las situaciones, de forma que escucharás mejor en los nuevos altavoces de la consola portátil.

Sobre el gameplay del juego, de primeras puede parecer algo tranquilo y relajado (dentro de lo que cabe, el inicio es escapar de un bosque en llamas) pero cuando logres completar un par de días comenzarás a notar que no todo es tan calmado y simple. La comida comenzará a escasear y no será una tarea tan sencilla alimentar a tu camada, por lo que tendrás que abandonar tu zona y adentrarte en más peligros. Además, mientras buscas la comida, también deberás controlar de vez en cuando en que momento de la noche te encuentras y la distancia de tu madriguera, para poder volver a primera hora de la mañana a tu hogar y estar a salvo con tus cachorros.

Por si esto no es suficiente, también debes explorar un mapa que de primeras puede parecer pequeño, pero a medida que progresas, el mapa va ampliando poco a poco sus secciones y vas descubriendo que no todo es tan pequeño como pensabas, por lo que terminarás dedicando algo mas de tiempo a explorar nuevas zonas e investigar ubicaciones o nuevos caminos alternativos para encontrar con unos cuantos eventos especiales y diarios.

El juego puede hacerse quizás un tanto corto. Si lo juegas bastante de seguido puede durar entre dos y tres tardes, aunque si eres una persona que dispone de poco tiempo y va jugando pequeñas partidas, de vez en cuando, probablemente la experiencia te parecerá un poco más larga. A nosotros nos ha llevado unas 5-6 horas completarlo. Pero también es importante saber que dependiendo de vuestras acciones algunas partes de la historia pueden verse un poco distintas, por lo que quizás os puede llegar a interesar rejugarlo, para poder ver detalles o eventos que pasasteis por alto en su momento.

Definitivamente, si tenéis la oportunidad de jugar Endling – Extinction is Forever os recomendamos totalmente completar su historia hasta el final y explorar cada rincón del bosque. Si os encantan los animales, el final no os dejará indiferentes, una historia preciosa en un mundo ficticio aunque bastante realista en varios aspectos.

Endling – Extinction is Forever se encuentra a la venta en la eShop de Nintendo Switch, fue lanzado el pasado 19 de julio de 2022 por 29,99€ en España y tiene un peso de 4,7GB. Es una aventura totalmente individual y en castellano.


Más noticias de Nintendo Switch.