Nintendo

Análisis: Xenoblade Chronicles 3, un paso más allá

Ya llegó el día. 12 años de duro trabajo y dedicación han llevado a Monolith Soft a cerrar la trilogía que llegó a casa cuando la WII daba sus últimos coletazos, allá por 2010. El equipo liderado por Tetsuya Takahashi (Final Fantasy VI, Chrono Trigger, Xenogears) nos ha presentado un mundo con un trasfondo único que juega con la ciencia ficción, la fantasía medieval clásica y la mitología, qué, en mi opinión, deja al jugador con esa sensación que dejaban los juegos de la primera edad dorada del JRPG, época donde Takahashi ya participaba en alguno de los hits de la época.

Xenoblade Chronicles 3, no solo es un firme candidato a ser el mejor juego del año, sino que es se ha postulado para ser el mejor JRPG de los últimos 20 años. La banda sonora de Yasunori Mitsuda (Chrono Trigger, Front Mission, Final Fantasy V), otro veterano del género y músico de cabecera de Monolith, se mimetiza perfectamente con el guion añadiendo la emoción y dramatismo adecuados a cada momento con un gusto exquisito. El diseño de los personajes volvió a correr a cargo de Masatsugu Saito, muy criticado por sus provocativos diseños en Xenoblade Chronicles 2, nos ha sorprendido con un estilo continuista, pero menos exagerado, que ha terminado por convencer a unos fans que no estaban muy agusto con su arte.

En definitiva, Xenoblade Chronicles 3 es un must para cualquier persona que disfrute las historias hermosas y profundas, así las aventuras de un jugador.

Apartado técnico – Excelente

Tras una investigación muy pormenorizada he llegado a la conclusión de que en Monolith Soft trabajan magos. El juego lleva a la switch a su máximo en gráficos sin que se sienta constantemente forzado. Es cierto que incluso la magia tiene sus límites y hay ciertos momentos donde el juego sufre de rendimiento, pero lo hace por limitaciones de Hardware, que la desarrolladora difícilmente podría solventar. En concreto he detectado problemas en sesiones de juego muy largas, de alrededor de 6 horas, donde la switch empieza a flaquear con todo lo asociado a la renderización de mapas muy grandes.

Narrativa e historia – Excelente

Xenoblade 1 y 2 nos han acostumbrado a que el final de la historia estuviese lleno de giros argumentales imposibles, que eran un poco la marca de la casa. En este caso la historia no tiene un giro argumental tan acusado, pues pretende cerrar un arco. Esto es una contraposición evidente con sus predecesores, que pretendían abrir nuevos descosidos en el tejido del mundo para interconectarse y crear nuevas narrativas en el futuro.

Esto ha sido acusado por algunas personas como un defecto, que creo que es muy entendible, fuera del contexto que nos brindaba el propio Takahashi ayer; cuando dejaba entrever qué, con este juego, daba por finalizada la saga de Klaus (cómo denomina él a esta trilogía)

Metiéndonos ya en el juego en sí, Xenoblade Chronicles 3 ofrece un sinfín de misiones secundarias, algunas muy bien llevadas, que le dan cohesión a un mundo que mezcla cucharadas de distopía, futurismo y ciencia ficción.

La historia es el clásico viaje de los héroes que se ha repetido en el género durante toda la vida. En este viaje lo más interesante es la dicotomía entre dos formas de ver el infinito, el eterno presente dónde el Status Quo se debería mantener para siempre, en contra del deseo de progresar y avanzar, asumiendo las consecuencias de los errores. Esto tampoco es nuevo, pero lo que si varía un poco es como se afronta este mensaje, algo que evidentemente, dejo a discreción de cada juador.

Arte – Legendario

Lo que hace este juego con un hardware bastante limitado es poco menos que ilegal. Como comenté en el apartado técnico, tiene una optimización increíble que saca un rendimiento a la switch que nadie esperábamos. Tanto el diseño de personaje, como el de escenarios y la música sobresalen incluso por encima de sus propios predecesores. El mimo y el interés que ha demostrado Monolith para dar vida a Aionios, a sus gentes y a sus mitologías, dejando pinceladas, guiños y recuerdos de los dos juegos anteriores en todas partes: en sus mapas, en sus edificios, en sus ruinas, en sus personajes y en sus gentes, algo que ya es parte de los altísimos estándares de calidad que se está labrando esta franquicia.

Gameplay – Excelente

El gameplay es una exquisita concatenación de mecánicas adaptadas para todo el mundo. El juego se adapta a casi a cualquier tipo de jugador, desde los menos metidos en el género, hasta los más veteranos.

En este sentido quiero comentar mi admiración por el sistema de Héroes, que reforma el sistema de gacha de Xenoblade 2, dándole a cada héroe una misión, una historia y una trama detrás sin necesidad de recurrir al RNG de la gacha.

El combate coge lo mejor de los dos Xenoblade, centrando un sistema de combate más similar al Xenoblade Chronicles original, pero con la interfaz del Xenoblade 2 a la que le han añadido varios QoL para hacer la experiencia de juego mucho más fluida en combate (algo de lo que pecaba el juego original)

Conclusión

Ayer Tetsuya Takahashi dejaba caer que iba a dar un paso atrás y, realmente, puede hacerlo completamente satisfecho. Xenoblade 3 es de esos pocos JRPG actuales que son capaces de transmitir la inmensidad, la emoción y el ansia de descubrimiento que dejaban esos los títulos de la primera edad. Tanto en referencias, como en realización es una oda a clásicos como Final Fantasy o Chrono Trigger, pero sin perder esa personalidad propia que ha llevado a Xenoblade Chronicles a ser la franquicia de JRPG más en forma del momento. Espero que os haya gustado y que probéis Xenoblade Chronicles 3.


Más noticias de Nintendo Switch.